Contenidos

Resumen en imagen

Contraindicaciones de la meperidina


La meperidina est√° absolutamente contraindicada en los siguientes casos:

- Si se está en tratamiento con cualquier IMAO (inhibidor de la monoamino-oxidasa), ya sean no selectivos o selectivos A o B. Al combinar petidina con un IMAO se presenta un mayor riesgo de síndrome de la serotonina y de encefalopatía grave, a veces mortal.
- Lactancia Materna. Se han descrito casos de pausas respiratorias e hipoton√≠a en ni√Īos amamantados por madres que est√°n bajo tratamiento por meperidina.


- Estados convulsivos.
- Insuficiencia hepatocelular grave.
- Intoxicación etílica aguda y delirium tremens.
- Traumatismo craneal e hipertensión intracraneal.
- Bebés menores de 6 meses.
- Hipersensibilidad a la molécula de meperidina.

Otras contraindicaciones son las siguientes:

- Cualquier uso concomitante de compuestos potencialmente sedantes (alcohol, analgésicos, ansiolíticos, antidepresivos,...)
- Embarazo: Los estudios en animales no han podido excluir el riesgo de teratogénesis; la petidina, por tanto, generalmente no se usa por el principio de precaución. En un embarazo más avanzado, puede ser responsable de trastornos en el comportamiento neurológico y depresión respiratoria.
- Se debe utilizar con precauci√≥n ante cualquier dolor abdominal agudo, ya que puede ocultar un "abdomen quir√ļrgico" y retrasar mucho la decisi√≥n quir√ļrgica.
- Pacientes cardíacos o con un estado hemodinámico precario, debido a sus propiedades inotrópicas negativas.

Efectos adversos


Los efectos secundarios m√°s comunes son estre√Īimiento, n√°useas y v√≥mitos, y otros que se dan en la mayor√≠a de los analg√©sicos como somnolencia, hipotensi√≥n ortost√°tica, etc. Existe el riesgo de retenci√≥n urinaria en personas con adenoma prost√°tico. Se han descritos casos de aumento de la presi√≥n intracraneal, estados de excitaci√≥n, sedaci√≥n, pesadillas, alucinaciones y delirios. Tenga en cuenta la probabilidad de convulsiones durante el tratamiento a largo plazo.

El efecto secundario más temido de la primera dosis es la depresión respiratoria, y puede darse con una dosis terapéutica moderada. Esta depresión respiratorio puede ser grave o mortal en caso de sobredosis (más de 600 mg al día en adultos).

El uso continuado de meperidina puede provocar adicción, con dependencia física y psíquica. Se conocen casos de adicción desde el segundo o tercer día de tratamiento. Por lo general, esta dependencia se produce durante el tratamiento con dosis terapéuticas después de una a dos semanas. Al dejar de tomar el medicamento puede aparecer un síndrome de abstinencia.